sábado, 26 de septiembre de 2009

Una promesa jamas queda sin consecuencias.


Pensamiento del 26/09/2009.

"Reflexionad bien antes de hacer una promesa, porque una promesa siempre debe ser cumplida. Ni el Señor podrá liberaros de cumplirla. Antes de hacerla debéis saber si podréis mantenerla o no. No debéis decir: «¡Bah¡ ¡puedo prometer cualquier cosa, esto no me compromete a nada!» Pues sí, precisamente os compromete.


En el plano físico, quizás, si no habéis realizado esta promesa por escrito, nadie tendrá una prueba para condenaros; pero en el plano sutil, vuestras palabras han sido grabadas y existen para siempre: no en un papel, sino en algo mejor que un papel, ¡en una cinta hablada!

Una promesa jamás queda sin consecuencias. Habéis sido grabados. Y si os mostráis descuidados, la Justicia divina que no necesita papeles para tener pruebas de vuestras palabras o de vuestros actos, os juzgará como un ser con el que no se puede contar."


Omraam Mikhaël Aïvanhov